Diego, el mejor de la etapa, y Leandro, autor del gol del líder River Plate - EL GRAN DT - Fernando Rodriguez Riolfo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Diego, el mejor de la etapa, y Leandro, autor del gol del líder River Plate

EL LEGADO > Notas de los dos

Los Rodríguez Telechea Riolfo fueron decisivos este domingo. Diego Rodríguez, baluarte de Juventud de Las Piedras ganándole a Nacional, el mejor jugador de la fecha. Su hermano, Leandro Rodríguez, hizo, ante Wanderers, el gol que mantiene a River Plate en la punta del Torneo Clausura y lo puso primero en la anual.

Viven juntos en El Prado, con sus padres. Anduvieron los cuatro juntos también por Ecuador, cuando el padre, Fernando Rodríguez Riolfo, director técnico, dirigió en Quito y en Guayaquil. “Además de hermanos somos muy amigos” dice Diego. “Nos escapábamos del colegio para ir a jugar al fútbol”, dice Leandro. “Ahora voy a tener que estudiarlo para saber cómo marcarlo cuando nos toque contra River”, agrega Diego, entre risas.

Diego Rodríguez hizo baby fútbol en el Urreta y todas las formativas en Wanderers. Debutó en Primera División con Daniel Carreño en 2010. Cinco partidos en Primera y le salió un pase a España, al Málaga. El primer año en España estuvo en el filial del Málaga, el Atlético Malagueño. El segundo año pasó al primer equipo pero no le dieron la oportunidad de debutar en Primera de España. Entonces se le dio la posibilidad de venir a Juventud.

“JUVENTUD CREE EN LOS PROYECTOS”

-El que me llevó a Wanderers y me fichó en Preséptima, fue Luis “Manu” González, el padre de Martín González que ahora juega en Cerro Largo (hermano de Juanchi González, que jugó en Basáñez y en Nacional) y después he tenido de entrenadores a Ángel Varela, a Mario Carballo, que me enseñó muchas cosas, Daniel Carreño, con quien debuté, pero el primer entrenador que tuve fue mi padre. Con mi hermano íbamos a los entrenamientos de los equipos que él dirigía y jugábamos. Me acuerdo de niño haber ido algunas veces al vestuario y que me sorprendí, porque nunca lo había visto así, con una calentura de mi padre con sus jugadores y después todo bien. Él es mi entrenador de toda la vida. Le estoy muy agradecido a él y a mi madre también, que siempre han estado.

Estudiaron en la Sagrada Familia y en el liceo Francisco Bauzá. A Diego le quedan tres materias de sexto: Biología, Física y Matemáticas. A Leandro, materias de quinto. Ambos piensan retomar los estudios en algún momento en que no tengan que dedicarse plenamente al fútbol como ahora.

-(Juan) Verzeri en la sub-20, me ayudó mucho -afirma Diego Rodríguez- y también me ayudó mucho haberme ido solo a España, a una ciudad muy linda, como es Málaga, un club de primer nivel, pero Juventud es el club que me dio la posibilidad de mostrarme y le estoy muy agradecido al cuerpo técnico por creer en mí, a los dirigentes por el apoyo, a mis compañeros. Es un club que se merece estar en Primera División, por la gente, porque está haciendo las cosas bien. Cree en los proyectos y eso es importante, hoy en día, en el fútbol uruguayo.

REDONDO, MALDINI, RONALDO Y RODRÍGUEZ RIOLFO


Los espejos de Diego: “Fernando Redondo y Paolo Maldini”. De Leandro: “El gordo Ronaldo”. De ambos: “Fernando Rodriguez Riolfo”.

“No lo vimos jugar, pero siempre que nos cruzamos con alguien, nos habla maravillas de cómo era como jugador dentro de la cancha”.

Cuando regresó de España, Diego estuvo entrenando en Wanderers. “Le estoy muy agradecido al club que me formó y volvió a abrirme las puertas.

-Ahora, primero, a corto plazo, mis perspectivas son pensar en  el momento en que estoy con Juventud, pelear cada partido como si fuera una final y dejar al club en Primera División. A futuro se verá. Ahora estoy a pleno con el equipo, con los compañeros para tratar de salir de la situación en que estamos. Y todavía no me ha tocado enfrentar a mi hermano. Cuando lo haga va ser muy lindo. Lo voy a tener cortito (risas).

LEANDRO RODRÍGUEZ EN EL RIVER PLATE PUNTERO DEL CLAUSURA Y DE LA ANUAL

Jugó con su hermano en el Urreta -Diego generación 92; Leandro 91-. Antes, un año en el Univeral; después, las formativas de Liverpool. “Tuve muy buenos técnicos en Liverpool, como José Franco y Elio Rodríguez, pero llegué a Tercera y no veía oportunidad de llegar a Primera. Así que decidí irme. Me fichó en River Plate Osvaldo Canobbio y ya después me dio la oportunidad (Guillermo
) Almada”.

-Me integré muy bien a River. Tenemos un muy buen grupo, con referentes, partiendo desde el arco con Damián Frascarelli y en la zaga está el Killy (Cristian González
) con Williams (Martínez) y arriba el Flaco (Sebastián Taborda), que la verdad que son muy buenas personas y hacen que los gurises cuando suben, se integren fácilmente. Además tenemos muy buenos jugadores y mucho trabajo que es lo fundamental.

- ¿La clave de River Plate?


-Mucho trabajo y que Almada ya hace tres años que está, además de que tenemos muy buenos jugadores. Ahora a disfrutar y a seguir como estamos.

- ¿Perspectivas?


-Jugar en Europa, obviamente, es lo que me encantaría, por lo que trato de esforzarme al máximo y después jugar un Mundial. Esos son sueños a largo plazo. Antes, nunca tuve la oportunidad de estar en una juvenil celeste pero las ganas siempre están.

- ¿El gol del domingo?


-Y… fue en un clásico.

Diego y Leandro Rodríguez nacieron en el fútbol y se criaron en él. Este domingo tuvieron ambos un momento de resumen para todo el legado que representan. Ambos festejaron por sus equipos y también por sus actuaciones personales. En quince días se enfrentarán por primera vez en en un partido oficial, por la décima fecha, en el Parque Artigas de Las Piedras. Dice Diego que lo va a marcar cortito. Dice Leandro que va a seguir disfrutando. Habrá que ver.




Lunes 24 de marzo del 2014. Joselo Olascuaga

Ver nota original en

 
Buscar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal